Salteado rápido de tofu con hortalizas

Sorprendente.

Primavera de silencio

   Como os decía, este nuevo blog va a tener otros contenidos además del naturalista. Una de mis pasiones es la cocina vegetariana y ahora  que he podido volver al lactovegetarianismo voy a ir publicando recetas o artículos sobre esto.

     Aunque mi especialidad es la comida de la India también me gusta mucho la de extremo oriente (China, Japón, Indonesia,…) que ofrece preparaciones rápidas para cuando hay prisa o no se tiene ganas de estar dos horas cocinando.

     China es el principal consumidor de pasta del mundo (además de sus inventores, por cierto) y muchos de sus platos están hechos con fideos o tallarines de trigo, arroz o soja. No puede faltar en la despensa el tofu, una cuajada de soja un tanto insípida que se suele macerar antes de cocinar. Con leche de coco y manteca de cacahuete se hace una salsa deliciosa que…

Ver la entrada original 468 palabras más

Anuncios

Renacimiento

Hoy me he dado cuenta de que en esta entrada se me estaba invitando expresamente a integrarme en el equipo.

La mirada del mendigo

Siguiendo los ciclos de la Naturaleza de muerte y renacer, este espacio también llega al final de su vida tras más de 12 años en la red, 1.700 entradas y 29.000 comentarios, para reinventarse como un blog colectivo en el que he invitado a algunos amigos sin página propia donde expresarse, para publicar juntos. Esta bitácora, por lo tanto, deja de ser mi espacio personal para ser un espacio colectivo, compartido.

Además de la variedad de autores y temas, y el incremento de calidad de los artículos (de esto estoy más que seguro), no habrá mayores cambios en el aspecto formal. Poco a poco iremos adaptando el aspecto formal de la página según el consenso de los compañeros, pero es un tema que como sabéis es de rango muy menor entre las prioridades de este espacio: la única premisa es asegurar la legibilidad y comodidad de navegación, dándole toda la…

Ver la entrada original 308 palabras más

Cercanías de Madrid

El híbrido mentiroso

Un estudio que da que pensar sobre un tema muy importante.

La mirada del mendigo

Retomo la actividad bloguera para hacer una breve entrada a cuenta de un comentario que he recibido en una entrada antigua. A veces, das por universalmente conocidas cuestiones que distan mucho de serlo; por eso, es importante recapitular y volver a lo más básico, para que nadie se pierda.

En este caso, un hecho que es ampliamente conocido en el sector de la automoción, en el que todos lo damos por hecho pero que quizá para el público general se le escapa: los datos de consumos/emisiones homologados son especialmente fantasiosos en el caso de los híbridos. ¿Por qué? En este espacio hemos tratado ampliamente el tema de cómo las marcas recurren a todo tipo de argucias para salir bien en la foto del ensayo de homologación (antes con ciclo NEDC, ahora con el WLTP), desde neumáticos inflados a punto de reventar y pastillas de freno separadas de los discos…

Ver la entrada original 753 palabras más

Serit arbores

Plantar un árbol…

La mirada del mendigo

En su tratado De Senectute, Cicerón cita al poeta Estacio (Cecilio, no confundir con Publio, ya en época imperial) es una de esas citas atemporales que parecen nacidas más para ser transcritas con cincel que con estilo.

Serit arbores, quae alteri saeclo prosint.

En nuestro latín vulgar provinciano: Planta árboles, para que los disfruten las generaciones venideras.

Plantar un árbol, bajo cuya sombra sabes que nunca llegarás a cobijarte me parece una exquisito acto de amor, o al menos de uno de los rasgos más característicos del amor: la generosidad. Un acto tan humilde como plantar un árbol es un ejercicio de amor sublime, de amor a una humanidad que no conocerás, amor a un mundo al que dentro de poco ya no pertenecerás.

¿Por qué? Por amor. Por amor a todo lo que es bello, a todo lo que tiene de bueno este mundo, sin esperar…

Ver la entrada original 55 palabras más

La explosión de Halifax: el accidente naval que devastó una ciudad de Canadá

Gracias mil.
Luis Jar Torre ha escrito
unos cuarenta artículos
sobre naufragios y explosiones.
Todos son MUY instructivos.
A vuestra disposición,
JMGO

VA DE BARCOS

El humo se eleva sobre Halifax minutos después de la explosión (fuente: Mashable)

La mañana del 6 de diciembre de 1917 la ciudad canadiense de Halifax sufrió la mayor explosión producida por la humanidad antes de la bomba atómica. El choque entre el buque noruego SS Imo y el SS Mont-Blanc, un carguero francés lleno de material explosivo, produjo una explosión de 2,9 kilotones, dejando tras de sí 1.600 muertos, 9.000 heridos y la destrucción de gran parte de la ciudad.

El puerto de Halifax

La llegada de la línea del tren de los Ferrocarriles Intercoloniales de Canadá y la construcción de la Deep Water Terminal de Halifax en 1880 permitieron el incremento del tráfico de mercancías en la zona, acelerando el desarrollo de las comunidades a las que sirve el puerto, Halifax en la orilla oeste y Dartmouth en la orilla este.

Aunque la región sufrió un…

Ver la entrada original 1.462 palabras más

La gente de galeras

Todos vamos en el mismo barco…

Blog Cátedra de Historia y Patrimonio Naval

La planta o dotación de las galeras españolas se dividía en dos grupos: la gente de remo o chusma y la gente de cabo. En el siglo XVI ha desaparecido, prácticamente, el sistema medieval en el cual toda la gente de la embarcación, salvo excepciones puntuales, eran personas libres y combatientes. Así, en esa época, la palabra chusma, que designaba al conjunto de los remeros, no tenía el significado peyorativo que adquirió posteriormente. Por contra, la introducción del “sistema utilitario de penas”, que consistía en conmutar las penas graves (muerte, mutilación, destierro perpetuo u otras semejantes) por la condena a galeras al remo, va a diferenciar claramente la condición de los remeros del resto de la gente embarcada.

De esta manera, la gente de remo estaba formada por los condenados a galeras “al remo y sin sueldo”, forzados, y por los esclavos del rey, comprados por la Corona, donados…

Ver la entrada original 999 palabras más